Encuentra tu propio estilo en la fotografía.

Mario Morales

 

Me inicié en la fotografía a los 19 años estudiando Comunicación en el taller de foto de la universidad, vivía en San Luis Potosí. El aprendizaje sobre el uso de película y cámaras reflex me fascinó y de inmediato el retrato me llamó por mucho la atención. Los rostros, las figuras corporales, todo lo que conlleva la expresión humana siempre han sido el gran interés que me intriga como artista. Después me salí de la carrera para seguir mi pasión por la actuación y estudié Arte Dramático. Ahí aprendí mucho sobre el comportamiento humano, la psique y los conflictos que vuelven interesante una historia. Terminé la carrera y me mudé a la Ciudad de México con la intención de seguir aprendiendo sobre la actuación pero ahora en la cinematografía. La pasión por la foto volvióy decidí prestarle atención ahora a la fotografía digital.

El retrato y en específico el retrato de moda me fascinó pues veía el potencial expresivo, creativo y experimental que podría desarrollar (además de que las mujeres me encantan – tema para otro post sobre las musas-).
Decidí entonces adquirir una cámara digital Canon Xti (ya ahora descontinuada) con el típico objetivo 18-135mm que traen las de la serie Rebel y comenzar a experimentar.
Amo la luz natural y el blanco y negro me fascina. Fue así como me involucré con la fotografía de moda, el retrato femenino.
Esta es una de las primeras fotos con las que inicié. La fortuna de haber estudiado primero Arte Dramático me permitió contar con una consciencia más inclinada a lo artístico, por lo que la búsqueda de mi propio estilo era la tarea primordial. En el trabajo como actor tenemos la dualidad de la Escuela Formal y Escuela Vivencial, algo así como el espíritu Apolíneo y Dionisíaco, lo que básicamente significa la dualidad entre métodos que dan prioridad a la razón y y otros que dan prioridad a la emoción.
Luego entonces, al no tener idea de “lo que debería ser la fotografía de retrato” e impulsado por la pasión que me provocaba capturar la imagen de lo que una modelo significa para mi (una musa), decidí simplemente dejarme llevar por la emoción y trabajar la foto desde la cotidianidad y la improvisación, permitiendo un juego entre la modelo y yo.
Siempre existirán las dos corrientes en las manifestaciones artísticas y considero que es precisamente lo que les da el equilibrio.
Ella trajo consigo un traje de baño negro con un cinturón que le daba un detalle de sofisticación muy singular y en mi departamento una de mis roomies tenía un sillón blanco de piel que me permitía darle un contraste maravilloso. La luz natural que emanaba de la ventana me tentó a permitirme la sobre-exposición de la imagen para darle un alto contraste que tenía en la mente aprovechar.
Mi modelo venía llegando de Uruguay y con el mismo entusiasmo se dejó llevar por la intuición y simplemente improvisamos.
Si hay algo con lo que definitivamente me identifico es en evitar las poses a la hora de fotografiar y eso sí lo tenía muy claro cuando decidí comenzar a disparar. No tengo nada en contra de las poses, es simplemente que no me identifico pues apuesto más por una fotografía que tenga algo de historia, que exista un personaje dentro, ficticio, al que le está ocurriendo algo, que simplemente está dentro de una situación cotidiana o mejor en una situación extraordinaria, que tenga más emoción que forma.
La narrativa se define si la modelo está interactuando con el fotógrafo (espectador) o si el espectador es una especie de espía, voyeur, alguien que observa a lo lejos.
Una de las cualidades más significativas de mi modelo son evidentemente sus piernas, largas y definidas, que me llaman primero la atención, luego su rostro de rasgos duros y ojos grandes, muy expresivos. Mientras buscaba acomodarse en el sillón le pedí que lo hiciera lentamente y no perdiera su vista de un punto de atención determinado, lo que me permitió captar una postura más natural. Su mirada me intriga, me hace querer saber lo que está viendo.
El revelado en blanco y negro lo hice con Lightroom dándole prioridad al contraste arriesgándome a perder un poco de detalle con la sobre exposición, pues lo que me interesaba era darse ese look algo vintage que acentuara ese toque sutil de nostalgia y sensualidad, al mismo tiempo que hacía lucir esa cualidad de su cuerpo (sus piernas) y su rostro.
Buscar un estilo propio puede ser de inicio un camino confuso pues nos inspira el trabajo de muchos fotógrafos y buscamos cómo realiza sus proyectos para ser exitosos en esta competida carrera, pero al final se aprecia más la huella, el estilo, el toque personal de cada autor, mismo que se desarrolla teniendo fe y utilizando de la mejor manera los recursos con los que se cuenta. Por ello la frase de “no es la cámara, es el fotógrafo” cobra mucho sentido, pues así como los músicos buscan “su propio sonido”, el fotógrafo busca “su propia luz”.
¿Y tú cómo has buscado tu propio estilo?
Déjame un comentario 😉
Más de esta sesión.

Mario Morales

 

2 Comments

  1. Angélica Quirarte
    mayo 23, 2015 - Responder

    Me encantaron tus fotos, me impresiona que sean tus pininos. Algo que noté mucho en tu imagen es que, sí, a tu modelo le está sucediendo algo, y lo comunica por la forma en que mira a… , eso me intriga ,porque, pareciera que el objeto o sujeto que ella está mirando está implícito en la imagen (está pero no aparece). El teatro definitivamente es tu escuela y es padre que incluyas esta disciplina en tus fotografías porque las generaciones del siglo XX y XXI recordamos como si fuese una película o una puesta en escena (dramatisamos nuestros recuerdos). Nuestros acontecimientos, nuestros recuerdos son testimoniales de la historia del cine y el teatro. Aunque tu imagen es fija puedo imaginarme a la chica como si estuviera dentro de una película donde me cuenta qué es lo que está viendo y qué le provoca ver “aquello”. Gracia as por escribir éste artículo porque pones el dedo en la llaga de un creativo, que es el buscar y conocer lo que te hace AUTÉNTICO. Gracias! Saludos hasta la Ciudad de México.

    • Mario Morales
      mayo 23, 2015

      Hola Angélica, muchas gracias por tu comentario, es el primero en el blog! Has sido muy observadora con los detalles y te lo agradezco mucho. Es muy interesante lo que mencionas acerca de cómo recordamos las generaciones del siglo XX y XXI pues es cierto, hemos sido influenciados por el cine, es muy buen punto y creo que ahora cobra sentido mucho de lo que hago. Próximamente tendré nuevos Post acerca de otras fotografías y videos, muchas gracias, un abrazo! 😀

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.